Google PlusFacebookTwitter

Hasta pronto y gracias por el pescado

By on Martes, noviembre 19, 2013

Hay buenas razones, además del dinero, por las cuales las series de televisión gringas dividen sus etapas por temporadas: un cambio al arco global de la historia, preparar el siguiente, invitar a los espectadores a extrañar a los personajes, el descanso del equipo de producción, entre otras. Por la misma razón dividí, en su momento, Big-Blogger en temporadas: un descanso sano para los colaboradores, el administrador del changarro y para que los lectores y los troles tuvieran algo que esperar hasta dentro de unos meses. Sin embargo, quizás, hay una razón un poco más frustrante y es que simplemente la historia acabó, o nunca estuvo dirigida a un fin. Sí, hubo sus momentos satisfactorios y el tiempo que duró la historia, por momentos, engañaba con una dirección… quiero creer que armé una buena ilusión. El árbol de los mil nombres (o el 217 en este par de años) contó ese tipo de...

13053 (La invención de Morel / El gran Serafín)

By on Viernes, agosto 2, 2013

Fragmento del diario de Boris Santiel: “(…) No lo armé para nadie más. Algún día vendrá, y nos divertiremos juntos, como cuando éramos niños. Él me hizo niño cuando más lo necesitaba pero no se lo puedo decir, ¿qué, no las acciones hablan? ¿Pero de qué sirve actuar si nunca es visto, o correspondido, o puesto en su justa dimensión? No empieces a contar dimensiones, no empieces a imaginar que somos fantasmas de otros mundos y la ramificación de otra aventura, la ramificación aburrida, estéril, carente. Siento algo de tristeza, aquí no puedo negarlo, al menos en el diario puedo escribirlo, porque imagino constantemente que él vendrá. Hice el castillo de juegos para él, a ver si recuerda cómo nos reíamos mientras subíamos escalones, y recorríamos las mil doscientas habitaciones, los setecientos pasillos, las dieciséis cocinas, los tres baños, los seis patios que en realidad son uno...

Fragmento del diario de Mafessoli:

By on Jueves, julio 4, 2013

“Demasiada euforia cuando tus pies me sonríen. Escucho Rollin’ y me acuerdo de S. Tengo 21 años, ella me roba un cigarrillo y me susurra, cómplice, una pregunta: —¿Ves que yo también fumo? Lo hago raras veces. Cruza las rodillas, hace un vaivén con sus pies casi desnudos, los zapatos colgando del dedo gordo, su boca libera el humo, recuerdo que los acaricié, infantil y sorpresivo, pensé que me empujaría pero me regaló una sonrisa, ojos de oscuras aventuras me desnudaron. Soy un imbécil, es que no puedo contenerme. Esa vez no se los olí, quise mejor memorizar el empeine, el grosor de los dedos, las circunferencias pequeñas y traviesas. Para detenerme me regresó mi cigarrillo de vuelta. Platicamos un poco más, me sacó a bailar, giramos a la oscuridad de la casa, frente a los otros, múltiples borrachos empinando la botella. ¿Te gustaron?, me pregunta, no hay necesidad, ambos...

Quince artículos que Berenice Braun jamás escribirá:

By on Martes, julio 2, 2013

Garabatos en una libreta negra. Letra legible y redonda. Algunos asteriscos ocupan espacio, estrellas negras e incomprensibles. Pocas palabras tachadas hasta lastimar la hoja, ilegibles. El lector puede adivinar, a falta de fecha, que son una colección de títulos, ideas a explorar en un futuro (o quizás pertenecieron a un pasado necio, rancio). Berenice Braun (debe ser un seudónimo), escribe en las primeras líneas que esto es algo que nunca escribirá. No explica si es porque no puede hacerlo o no tiene deseos de hacerlo. En el recuadro superior derecho ha dibujado una carita feliz que, después de observarla un rato, parece que no lo está. La molestia de llamarse BB. Subtítulo: Como los hombres aprovechan (tachón) mi nombre para denigrarme. Jamás entenderé a JJ porque no tengo v(tachón) pene. Subtítulo: ¿Puede dejar de estar jodiendo? Corrección: VERGA, VERGA, VERGA. La mujer atada. ¿Un...

13046 (Juliette / Rollin’)

By on Domingo, junio 30, 2013

Fragmento del diario de Boris Santiel: “Necesito un periodo de euforia. Escucho Rollin’ y me acuerdo de S. Tengo 19 años, estoy en el espacio bajo la escalera y miro como todos bailan, sobre todo S. Pienso que me gustaría ser otro, no el penoso que invitan a la fiesta para mirar como se emborrachan, sino el invitador, o al menos el que propone dónde es la peda. Si fuera así, podría salir de las sombras y tomar a S de la cintura, y que mueva esas nalgas junto a mí, me las restriegue, me saque a fuerza de caricias forzosas el deseo que tanto contengo. Alguien me ofrece un cigarrillo. Me rechazo a mí mismo (Gracias, no fumo) y acepto por primera vez. Me lo prenden, tomo la primera bocanada, toso, se ríe el ofrecedor, lo miro. Es un chavo de otro grupo, con un vodka en la mano se pone a platicar conmigo de viejas y de como fumar correctamente. Me río con él, me río cuando se...

13043 (Juliette)

By on Martes, junio 11, 2013

Fragmento del diario de Boris Santiel: “(…) Fotografía de una silla. Alguien sube esa fotografía a internet. Es su silla, y a la vez no lo es. Una concienzuda búsqueda hizo que encontrara dieciséis fotografías de la misma silla. Aunque variaban los filtros, los ángulos, la iluminación y dos veces el fondo, la silla se multiplicó dieciséis veces. Internet tiene, en su mundo infinito, dieciséis sillas iguales. ¿Algún día podría llenarse ese espacio? Obviamente sí, eso espero, aunque nadie puede imaginárselo o dar un cálculo concreto. Internet crece todos los días, depende de la cantidad de memoria que tiene el equipo de cada usuario. Tan pronto alguien se conecta, el espacio de internet crece y son más las conexiones que las desconexiones. Antes me hubiera atrevido a buscar una ecuación para llenar el internet con la misma silla, regalarme la paz de un número, pero he desistido de...

13036 (Juliette)

By on Jueves, mayo 30, 2013

Fragmento del Diario de Carlos Böhrs: “Escaneé un paper que argumenta lo siguiente: Si el ser humano es capaz de crear una simulación, entonces, el ser humano definitivamente tiene una alta probabilidad de ser una simulación. Es decir, como yo lo imagino, mientras estoy jugando un juego de simulación, como Los Sims, o como el de la empresa de videojuegos, o cualquier otro, puede haber una especie de ente, es fácil pensar en Dios, que está en otro nivel de la realidad, un plano de existencia fuera del nuestro, y en ese nivel de realidad él empuja nuestras acciones, las pone en una cuota de acciones a seguir. Somos un juego para ese personaje, un conjunto de datos que guarda en una USB. ¿Qué clase de juego seremos? ¿La simulación de un mundo, o de un universo entero? ¿Seremos una pestaña dentro del juego, la humanidad está a la par de la naturaleza y los desastres naturalez? ¿Si da...

1 123456751