Google PlusFacebookTwitter

FAQ

¿Qué es el Árbol 2:17?

El Árbol 2:17 es un blog y un blog es una página en internet que guarda un registro cronológico de todo lo que escribo. Me gusta escribir, me gusta relatar, me gusta documentar todo lo que me ha sucedido a través de los años y, como diría un buen escritor, me gusta mentir sobre todas las cosas. El Árbol 2:17 es un gran salto en el camino en un viaje de al menos ocho años.

Antes esta bitácora se le conocía como el “Árbol de los Mil Nombres”. Un manejo irresponsable de escribirlo todo y jugar con los resultados, dañaron la estructura interna del blog anterior y aquí estoy, con nuevo nombre, nuevo inicio, una mejor organización y una predisposición más responsable a sólo escribir y guardarme los experimentos para… no sé, mi perro y mi cacto.

(Ajá).

¿Le dices un adiós definitivo al Árbol de los Mil Nombres?

Sí. El de los mil nombres creció conmigo y sus achaques, me pidieron un sano descanso. Sin embargo, seguiré manteniendo el dominio. En unos meses más, entraré a la vieja casa y eliminaré los datos que guarda: Fotografías, podcasts, textos, base de datos, etcétera. Todo lo que pudo y quiso salvarse, se encuentra en el 217.

Curioso… por fuerza de costumbre, ya me veo llamando esta casa como el árbol de los mil nombres. Algunos se burlan, y me dicen: “En vez de mil, le bajaste el número nomás”.

¿Por qué el nombre de Árbol 2:17?

El “Árbol” es un tanto obvio. Es el mote que tengo desde hace muchos años y decidí que no lo cambiaría.

Los números 21 y 17, guardan significados muy especiales para mí. Sobre todo el 21.

El 7 se puede separar y se puede convertir en, según los católicos, el número de la perfección. El séptimo día. Digamos que este es como un séptimo día, para el árbol de los mil nombres.

Cuando estaba decidiendo darle el mate definitivo al Árbol de los Mil Nombres, pensé en habitaciones. Por un momento, pensé que esto se llamaría Habitación217, o Cuarto217, sí, como en los hoteles… o moteles, lo que sea más divertido. El Pasillo217 también estaba en las opciones.

Los dos puntos, simplemente para despistarlos con una hora. Aunque es cierto que escribo mejor de madrugada.

Índices, temas y etiquetas.

Para hace más fácil la vida a las personas que me leen, preparé dos páginas de índices: Una para las historias largas y otra para los cuentos. A continuación, los enlaces:

El Árbol se divide en varios temas, pero son tres a los que le presto mayor atención:

El tema de las historias, a su vez, se divide en muchos otros temas. Si quieres darte una idea de lo que escribo y cómo lo escribo, puedes navegar en uno de los siguientes temas.

A diferencia de los temas, también manejo etiquetas que son una forma más arbitraria de acomodar las cosas. Hay etiquetas que definen muy bien lo que estoy escribiendo, otras están ahí simplemente por qué me sonaron. La gran mayoría están relacionada con música o con líneas que, a mi ver, pueden definir la situación. Las etiquetas son otra forma de navegar el blog y descubrir textos que aparentemente no están relacionados entre sí, si no es porque vienen de la misma cabeza. Cada entrada está etiquetada y puesta en la categoría que me pareció más correcta en el momento. Eso lo puedes ver en los datos de la entrada. Esta información también se encuentra disponible en la barra de navegación derecha. Puedes encontrar un listado de temas y etiquetas, además de una barra de búsqueda, un listado de lo que escribí el mismo día en años anteriores y un arreglo cronológico de entradas.

En el futuro.

Esperemos terminar el “Cien Vidas”.